Tres jornadas de capacitación sobre el Cooperativismo convocaron a los actores territoriales de diversos cantones de las provincias ecuatorianas de Guayas y Los Ríos, en el marco del proyecto Siembra Desarrollo. Pequeña agricultura y alimentación resilientes al COVID-19, apoyada por el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC) de Canadá.

Estos encuentros se cumplieron en el Grupo de Diálogo Rural de Ecuador (GDR-Ecuador), espacio organizado para comprender cómo el coronavirus ha afectado a la agricultura familiar y la seguridad alimentaria en los territorios urbano-rurales de América Latina y poder avanzar hacia sistemas agroalimentarios más sostenibles, inclusivos y resilientes.

El experto francés Christian Marlin facilitó las charlas, que incluyeron diversas presentaciones sobre la historia y modalidades del cooperativismo en Ecuador y el mundo. Así también sobre los principios de este tipo de organización productiva.

En el país menos del 1% del volumen de producción agrícola es movilizado por asociaciones o cooperativas agrícolas. La mayoría de las experiencias exitosas se sitúan en la producción de cacao, café, y banano.

“Las cooperativas son organizaciones voluntarias, abiertas a todas las personas dispuestas a utilizar sus servicios y dispuestas a aceptar las responsabilidades que conlleva la condición de socios, sin discriminación de género, social, racial, política o religiosa”, manifestó .

En ese sentido, la directora de Rimisp en Ecuador, Carol Chehab, señala la importancia de dar conocer los diferentes procesos sobre el cooperativismo en diversos ámbitos, a fin de replicar los aspectos que aplique a la realidad ecuatoriana, para que puedan fortalecer las actividades de los pequeños productores, entre ellas la comercialización.

Durante las capacitaciones se presentaron experiencias de Argentina, de la mano de Domingo Benso y de España, con la diversificación de actividades y la historia del grupo Mondragón

Los aspectos legales, relacionados a la constitución, funcionamiento y financiamiento de las cooperativas en el Ecuador; el intercambio generacional, la preparación de las directivas en las asociaciones, los problemas de comercialización, entre otros, fueron algunos de los aspectos señalados por los pequeños agricultores como los principales obstáculos para lograr un cooperativismo exitoso.

Judith Ruiz, dirigente de una asociación de productores arroceros de la costa ecuatoriana, compartió sus experiencias frente a una organización agrícola. “Muchas veces somos las mismas personas las que nos encargamos de todo el trabajo. No todos los compañeros se esfuerzan”, indicó.

Las tres jornadas de diálogo permitieron un e intercambio de conocimientos y testimonios sobre la realidad de los procesos asociativos en el Ecuador y las herramientas que el cooperativismo es capaz de facilitar a los pequeños productores, para alcanzar mejores oportunidades de desarrollo y enfrentar situaciones críticas, como la pandemia por el Covid-19.

“Las lecciones aprendidas de los impactos ocasionados por el Covid-19, han demostrado que la presencia y el trabajo de las cooperativas se fortalecieron en el mundo, por su estructura de trabajo cercano a los territorios, lo cual puede ser aprovechado en la etapa actual”, indicó el experto francés.

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares