Con la presencia de los gobiernos locales de los municipios de Pradera, Florida y Tuluá, se llevó a cabo a fines de agosto, el primer “Espacio de Diálogo” previsto en el marco del proceso de formación para la incidencia de la “ Escuela de Formación y Fortalecimiento para la Autonomía Económica y Ordenamiento Territorial de las Mujeres y Jóvenes Rurales” que se adelanta en el marco del programa Territorios en Diálogo: Inclusión y Bienestar Rural” liderado por  Rimisp. Este proyecto se desarrolla en el país en alianza con el Instituto de Estudios Interculturales (IEI) de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali y con la  colaboración del eje de Mujer y Familia de la Asociación de Trabajadores Campesinos del Valle del Cauca (ASTRACAVA).

Este encuentro, tuvo como objetivo avanzar en el acercamiento de las mujeres participantes del proceso con representantes de las alcaldías municipales para presentar sus propuestas en los ejes de Derechos Humanos y participación política y comunitaria, con miras a la articulación de esfuerzos para avanzar en su concreción.

El espacio de diálogo contó con la participación de más de 30 asistentes entre las funcionarias y funcionarios de las alcaldías convocadas, las integrantes de distintas organizaciones campesinas vinculadas al programa Territorios en Diálogos y los enlaces territoriales del mismo. Cada uno de los grupos de trabajo desarrollados en la escuela delegó la vocería para la exposición de las propuestas priorizadas por las mujeres en los distintos municipios, a través de la construcción del “mapa de sueños”, herramienta que se viene trabajando en todos los módulos del proceso de formación y que busca precisar las iniciativas que las mujeres desean impulsar en distintas temáticas.

En el caso del municipio de Pradera las mujeres identificaron como primordial la implementación del Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), para que se garantice el enfoque de género y la participación de ellas en la priorización del acceso a la vivienda, la educación y la constitución de la Zona de Reserva Campesina. También manifestaron la importancia de fomentar la organización de los jóvenes de la zona rural. Para Patricia Uribe, enlace territorial en el municipio “en temas de educación, al incluir el enfoque de género y crear la catedra de Cultura Campesina e Interculturalidad, las y los estudiantes de las escuelas y colegios de la zona rural del municipio, se verán beneficiados”.

Por su parte, en Florida se identificó como tema primordial el derecho a la vivienda digna para las mujeres rurales (indígenas, afro y campesinas) y su participación en los órganos de decisión del sector rural, a través de la creación de la Secretaría de Mujeres que dispongan de enlaces que faciliten la comunicación de las veredas con la zona urbana. Para Cristina Rengifo, enlace territorial del proyecto en este municipio, “con la creación de la Secretaria de Mujeres se beneficiaría el 52% de las mujeres floridanas”.

Finalmente, las mujeres del municipio de Tuluá, expresaron ante las autoridades locales, la necesidad de generar proyectos de vivienda en la ruralidad de acuerdo a las propuestas de la comunidad, así como la creación de la oficina de las mujeres campesinas con recursos asignados para fortalecer los procesos de los jóvenes, las mujeres y la familia.

Para María del Pilar Bernal Gómez, coordinadora del proyecto Territorios en Diálogo  en Colombia e investigadora principal de Rimisp, este espacio es importante porque “permite tender puentes entre las mujeres rurales participantes del proceso y distintos actores territoriales, en este caso el gobierno local, para presentar desde su perspectiva los asuntos que resultan prioritarios para la mejora de sus condiciones de bienestar en el territorio”

Además, la doctora en Derechos Humanos indicó “Este es un primer espacio, que será reforzado a través de la promoción de nuevos intercambios a nivel municipal para fortalecer el diálogo, sumar otros actores y buscar articular esfuerzos para la realización de algunas de las propuestas que estas mujeres han priorizado. Ha sido un primer espacio para el reconocimiento mutuo entre las y los funcionarios y las mujeres rurales participantes del proceso”, puntualizó la investigadora.

El programa Territorios en Diálogo es una iniciativa liderada por Rimisp que se adelanta en varios países de Latinoamérica como México, Chile, Guatemala, El Salvador y Colombia, en los cuales se busca contribuir a la generación de dinámicas de desarrollo territorial inclusivo en territorios rurales que vinculen a actores públicos, privados y de la sociedad civil, fortalecidos sobre una agenda territorial de juventud y género.

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares