La nueva integrante del Consejo Internacional de Rimisp, Helle Munk Ravnborg, Ph.D en Planificación Ambiental y Estudios Sociales, considera que la pandemia ha afectado el mundo rural latinoamericano de una manera impresionante. “Los impactos parecen ser enormes con aumentos preocupantes en pobreza, inseguridad alimentaria, violencia contra mujeres etc.” señala la investigadora principal del Instituto Danés de Estudios Internacionales.

Actualmente el trabajo que realiza, está enfocado en el acceso a los recursos naturales y la gobernanza en un contexto de inequidad, por ello en conversación con ella conocimos su visión sobre el trabajo que está desarrollando el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural en el escenario mundial de la pandemia, como ésta afecta al mundo rural y cuáles son los desafíos que se enfrentan, además de interés por conformar en Consejo Internacional de Rimisp.

  • De acuerdo al desarrollado la pandemia a nivel mundial ¿Cómo ha afectado ésta el mundo rural latinoamericano?

Además de lo ya señalado, nos hace poner atención a la importancia – y la debilidad en un mundo globalizado – en relación a la producción local, tanto de comida como de otros productos. En este sentido estamos en un momento de ruptura, no solamente en América Latina sino en muchas partes del mundo, sobre como queremos desarrollar nuestras sociedades y nuestras economías para que sean más resilientes, tanto para poder enfrentar pandemias como la actual de Covid-19 y evitar que las consecuencias se manifiesten tan inequitativamente, como lo que vemos ahora.

  • ¿Cómo Rimisp puede impulsar estrategias de transformación para la equidad territorial en el continente?

Actualmente, frente a las consecuencias de la pandemia, es sumamente importante sostener y renovar la producción agrícola local en una manera sostenible y equitativa y fomentar el desarrollo de nuevas formas de comercializar productos agrícolas, vinculando productores y consumidores en maneras más directas. Esto va a requerir nuevas figuras organizativas y aquí, con toda su experiencia, Rimisp pueda ofrecer una contribución importante a esta transformación.

  • ¿Qué desafíos tiene Rimisp como institución con el actual escenario mundial, para generar desarrollo justo, sostenible e inclusivo en América Latina?

A nivel mundial, pero en particular en América Latina los fondos para el desarrollo internacional (ODA) son cada día menores, por ello un desafío grande para una institución como Rimisp es como entrar y hacerse relevante en nuevas alianzas, nuevas configuraciones con productores, consumidores, municipios, cooperativas, movimientos sociales etc. Es bajo este enfoque que debemos velar sobre el proceso de innovación institucional que Rimisp acaba de empezar.

  • Ud.tiene una relación anterior de colaboración con Rimisp ¿Que la llevó a integrar su Consejo internacional y cuáles son los desafíos que enfrentará? Durante muchos años, Rimisp ha jugado un papel importante con respecto al desarrollo rural en América Latina. A través de investigación y diálogo ha logrado llamar la atención a temas importantes tales como desarrollo territorial y la importancia de la inequidad, fomentado mancomunidades y alianzas, entre otros logros. Profesionalmente la colaboración con Rimisp y sus socios ha sido muy enriquecedora y siento que quiero poner “mi granito” para el desarrollo futuro de Rimisp. El Centro ha empezado un proceso de innovación institucional y obviamente va a ser una responsabilidad importante velar que este proceso sirva para fortalecer a la institución, junto con su habilidad para cumplir con sus objetivos.

 

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares