El programa Territorios en Diálogo. Inclusión y Bienestar Rural se encuentra trabajando en Kurarewe, territorio ubicado en la región de La Araucanía (Chile), para promover procesos de incidencia y encuentros entre diversos actores territoriales.

Kura – re – we, lugar de piedras nuevas, en mapunzugun, es parte del territorio cordillerano del wallmapu, donde confluyen distintas identidades territoriales mapuche: zona pewenche (personas que viven en medio de la araucaria), winkulche (personas que viven entre los cerros) y puelche (personas que viven donde nace el sol).

A partir del año 1981, Kurarewe (Curarrehue en español) adquirió la categoría de comuna, unidad mínima de la división político administrativa del Estado chileno, formando parte de la región de La Araucanía. Abarca una superficie de 11.671 km2 la que hoy cuenta con 7.489 habitantes (Censo 2017). Un 67% de su población señala que pertenece a un pueblo originario, la mayoría al pueblo mapuche (98%), y su ruralidad alcanza el 70% de su población.

El 100% del territorio de Kurarewe está inserto en la Reserva de la Biosfera Araucarias (RBA) y gran parte de su superficie está ocupada por el “Parque Nacional Villarrica” y por la “Reserva Nacional Villarrica”. El Parque es un Área Silvestre Protegida del Estado (ASPE) que se crea el 28 de noviembre de 1940. Los intereses existentes en estas áreas protegidas son objeto de controversias históricas que hoy, por la discusión del proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, ha abierto un importante espacio para el diálogo entre actores diversos en este territorio.

Programa Territorios en Diálogo en Chile

El programa Territorios en Diálogo se encuentra trabajando en cinco países de América Latina: México, El Salvador, Colombia, Perú y Chile. En cada uno de los países Rimisp trabaja conjuntamente con socios locales, el cual en el caso de Chile es el Observatorio Ciudadano.

Daniela García Grandón, investigadora principal de Rimisp y parte del equipo de trabajo del programa, indica que los socios identificaron una oportunidad de beneficiar al territorio de Kurarewe a través de la implementación de coaliciones sociales en el marco de “diálogos para la gobernanza de la biodiversidad dado que existe una importante sobre posición entre áreas protegidas (públicas y privadas), sitios prioritarios para la conservación y comunidades indígenas y locales, junto a diversos intereses por el uso de estos territorios ricos en biodiversidad pero a la vez en recursos naturales”.

El programa ya está en marcha y en los próximos meses avanzará en la validación de la caracterización y la información recopilada en las entrevistas. Lorena Arce, directora del Observatorio Ciudadano, destaca que esa primera acción “revisa la situación histórica y actual de la gobernanza de esta área protegida a la luz de los estándares internacionales de derechos indígenas y de conservación”.

En paralelo, se irá fortaleciendo el diálogo a través del intercambio de saberes. “Se invitará a representantes de otros pueblos y organizaciones indígenas para que puedan compartir sus experiencias sobre cómo están abordando situaciones similares de sobre posición con áreas protegidas del Estado”, añade Arce.

Trabajo en red para coaliciones sociales transformadoras

Según Daniela García, Doctora en Sociología, el Observatorio Ciudadano es un aliado estratégico para el Programa Territorios en Diálogo en Chile porque “podemos aunar fuerzas para entender las dinámicas de un territorio muy intervenido y en donde el trabajo en red puede ayudar a generar nuevos arreglos institucionales para la gestión de conflictos en contextos complejos”.

Para Lorena Arce, Máster en Desarrollo Regional, la importancia de participar en el programa está dada por la “experiencia acumulada y conocimientos de Rimisp sobre el mundo rural que resultan importantes para iniciativas donde la comprensión de la especificidad del mundo rural y sus dinámicas son esenciales”. Además, destaca “la importancia que Rimisp da a las mujeres y jóvenes en contextos rurales, ya que son grupos que siendo actores clave en los territorios son generalmente invisibilizados y escasamente apoyados”.

Próximos pasos del programa

Lorena Arce indica que, el programa Territorios en Diálogo contribuirá en los próximos meses “al diálogo y reflexión crítica interna de las organizaciones mapuche de Kurarewe sobre la gobernanza del Parque Nacional Villarrica, en el marco de los estándares internacionales de derechos indígenas y conservación”.

Por su parte, Daniela García, señala que dentro de los resultados que se esperan obtener están el “apoyar el manejo de conflictos a través del fortalecimiento de las coaliciones territoriales transformadoras que puedan ser replicados en otros contextos y regiones. Esto mediante la promoción de diálogo, el empoderamiento y la capacidad de movilización de recursos en contextos de conflicto. Así, poder contribuir a la estrategia de desarrollo acordada por la coalición con acciones para la incidencia”.

En la misma línea, Arce espera que “las propuesta, demandas y vías de solución de dichas organizaciones se vean fortalecidas y puedan ser presentadas a los organismos competentes del Estado, prioritariamente a Conaf (Corporación Nacional Forestal), de manera que se pueda avanzar en un diálogo informado que permita llegar a acuerdos que sean beneficiosos para todas las partes y para el resguardo de la diversidad biocultural del territorio”.

 

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares