Resumen

La pandemia de Covid-19 ha golpeado duramente a los pequeños agricultores, especialmente a las mujeres, en América Latina. RIMISP (Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural) ha llevado a cabo una investigación participativa para mitigar el impacto del Covid-19 para los pequeños agricultores del departamento de Huila, en Colombia. El equipo ha colaborado estrechamente con la Secretaría de Agricultura y Minería de la Gobernación del Huila para crear un Grupo Rural de Diálogo que promueva el debate sobre los hallazgos del proyecto con las partes interesadas locales. Actualmente, estos debates ayudan a configurar la agenda del gobierno local en torno a estas cuestiones. El equipo de investigación también está reforzando la capacidad de las organizaciones de pequeños productores para brindarles un mejor acceso a los programas públicos.

“Los grupos rurales de diálogo son un espacio fundamental para pensar el modelo de desarrollo rural del departamento, que no puede formularse solo desde Bogotá”.

Secretario de Agricultura del departamento del Huila

 

El desafío 

La pandemia de Covid-19 ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de los sistemas agroalimentarios ante las crisis y las tensiones lo que, a su vez, ha provocado un aumento de la inseguridad alimentaria y la malnutrición a nivel mundial. Los pequeños agricultores y las mujeres productoras son quienes se han visto especialmente afectados por los desafíos que enfrentan todos los sistemas agroalimentarios. La encuesta del proyecto encuentra que los hogares encabezados por mujeres se ven más afectados por la inseguridad alimentaria. La carga del trabajo doméstico y productivo ha aumentado para las mujeres productoras más que para los hombres productores debido a las responsabilidades de cuidado de las primeras durante la pandemia.

En Huila, Colombia, el 53 % de las unidades de producción agrícola pertenecen a familias agricultoras y a otros pequeños propietarios de la comunidad, y el 43 % de la población se ha visto afectada por la inseguridad alimentaria desde el comienzo de la pandemia. Las necesidades de capacidad de los pequeños agricultores del departamento del Huila incluyen el acceso a programas y proyectos públicos, a los canales de comercialización y a otras oportunidades para lograr una mayor productividad.

 

La investigación 

RIMISP lidera el proyecto Siembra Desarrollo: Pequeña Agricultura y Alimentación Resilientes al Covid-19 en Colombia y otros países de América Latina. En Huila, el equipo llevó a cabo una investigación participativa sobre el impacto socioeconómico de la pandemia en el sistema agroalimentario. Los investigadores dirigieron grupos de debate con productores dedicados a la agricultura familiar, entrevistas con mujeres productoras y otras partes interesadas relevantes, y una encuesta sobre seguridad alimentaria y nutricional. El objetivo es lograr una mejor comprensión sobre cómo promover sistemas agroalimentarios más sostenibles, inclusivos y con una perspectiva de género que sean más resilientes ante las crisis, como la pandemia de covid-19.

Los hallazgos de la investigación incluyen la necesidad de fortalecer la capacidad de la red existente de organizaciones de pequeños productores en Huila. Esto implicaría una ampliación de los servicios que presta a sus miembros, más allá de las demandas políticas, para incluir el apoyo en torno a la producción y la comercialización. Con ello se pretende ayudar a los productores a aumentar su producción y sus ingresos, y a lograr un mejor acceso a los programas y políticas pertinentes.

 

El impacto

RIMISP creó un Grupo Rural de Diálogo en Huila para que las principales partes interesadas debatieran los hallazgos de la investigación del proyecto y tomaran decisiones basadas en pruebas para mejorar las políticas locales de apoyo a los pequeños agricultores. Las conclusiones se resumieron en una nota informativa sobre las políticas para el Secretario de Agricultura y otros actores representados del grupo. Actualmente, el Grupo Rural de Diálogo se encuentra debatiendo cada una de las recomendaciones en mayor profundidad. El objetivo es alimentar el modelo de desarrollo rural que elabora actualmente la Gobernación de Huila, además del próximo plan de desarrollo.

Basándose en los hallazgos de la investigación y en los debates del Grupo Rural de Diálogo, RIMISP decidió fortalecer 15 organizaciones de productores en el norte del departamento, mediante un plan de diagnóstico y fortalecimiento de capacidades. El equipo de RIMISP trabajó junto con las organizaciones para revisar los programas de los gobiernos departamentales a los que estas tienen acceso. Luego, incluyeron actividades para ayudar a las organizaciones a cumplir los requisitos de los programas de los planes.

Como una de las actividades previstas,  RIMISP brinda actualmente apoyo a las organizaciones para que puedan solicitar y cumplir los requisitos del programa de contratación pública local. La política, que ha sido difícil de implementar, exige que el 70 % de las compras de alimentos de las entidades públicas se realicen a pequeños productores agrícolas o a sus organizaciones. Gracias a esta actividad y a la actuación de los medios de comunicación locales, este tema forma ahora parte de la agenda del departamento. El equipo tiene previsto compartir estos hallazgos a nivel nacional cuando se debata la política de contratación pública en el Comité Técnico Nacional para la contratación pública local.

RIMISP también ha realizado un diagnóstico de la participación de las mujeres en estas organizaciones para formular recomendaciones para brindarles un mayor apoyo. Por lo tanto, los planes de fortalecimiento de las capacidades también incluyen actividades destinadas a cerrar la brecha de género en los niveles de toma de decisiones. El proceso de fortalecimiento de las capacidades ha generado aprendizajes metodológicos y conceptuales. El equipo de RIMISP ha compartido y puesto la metodología a disposición de otros que podrían adaptarla y replicarla, incluida Plataforma Sur, la institución que más trabaja con las organizaciones de Huila.

La estrecha colaboración del equipo con la Secretaría de Agricultura y Minería de la Gobernación de Huila, principal responsable de la toma de decisiones en relación con la política agraria en el departamento, fue esencial para convocar al Grupo Rural de Diálogo y conseguir la participación de otras partes interesadas de alto nivel. Entre ellas, se encuentran otros actores del gobierno departamental y municipal; directores que lideran los principales programas dirigidos a los pequeños agricultores; líderes del sector académico; representantes del SENA, el servicio nacional de formación que capacita a los agricultores, y organizaciones agrícolas y de desarrollo que trabajan en Huila.

El proyecto ha puesto de manifiesto la importancia de los espacios de diálogo para que las principales partes interesadas se reúnan y elaboren estrategias colectivas basadas en pruebas para abordar cuestiones específicas como la agricultura familiar. Además, ha dado lugar a procesos de planificación local más eficaces y a estrategias colectivas en Huila en torno a esta cuestión. Gracias al proceso de fortalecimiento organizativo, las organizaciones de agricultores están ahora más capacitadas para acceder a programas públicos y a créditos e incluso establecer un mercado de agricultores.

Actualmente, este proyecto genera evidencia y promueve cambios para los sistemas agroalimentarios después de la pandemia. Su propósito es contribuir a mitigar el impacto de esta en la seguridad alimentaria y el consumo para los más vulnerables, especialmente para las mujeres.

 

Sobre este informe

Este documento de Historias de cambio ha sido redactado por Daniel Niño Eslava, de RIMISP (Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural) y Karine Gatellier, del equipo de traducción de conocimientos del CORE del Institute of Development Studies (IDS).

Se elaboró en el marco del Programa de Traducción de Conocimientos del Programa de respuestas al Covid-19 para la equidad (CORE), que apoya la traducción de los conocimientos que surgen de la iniciativa del CORE. Con el apoyo del International Development Research Centre, el CORE integra 21 proyectos para comprender el impacto socioeconómico de la pandemia, perfeccionar las respuestas actuales y generar mejores opciones de políticas para la recuperación.

Las opiniones aquí expresadas son las de sus autores y no reflejan necesariamente las opiniones del IDRC, su Junta Directiva ni del IDS.

Su distribución se hace de acuerdo con los términos de la licencia de Atribución 4.0 Internacional (CC BY) de Creative Commons, que permite el uso, la distribución y la reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que se dé crédito a la fuente y los autores originales, y que se señalen todas las modificaciones o adaptaciones realizadas.

 

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares