Con la participación de más de 30 mujeres de los municipios de Pradera, Florida y Tuluá en el departamento del Valle del Cauca, Colombia, durante el mes de julio se adelantó el primer módulo de la “Escuela de Formación y fortalecimiento para la autonomía económica y el ordenamiento territorial de las mujeres y jóvenes rurales”.

La Escuela, que tiene como objetivo contribuir a la incidencia política, la autonomía económica y a la participación en el ordenamiento territorial de las mujeres y jóvenes rurales, mediante el fortalecimiento organizativo, hace parte del programa “Territorios en Diálogo: Inclusión y Bienestar Rural. A su vez es una estrategia que permite la formación y el fortalecimiento en temas identificados como fundamentales para estas comunidades, al tiempo que propicia el diálogo y posibilita el ejercicio de la participación política, a través de la construcción de una agenda territorial en torno a la cual converjan diversos actores.

Cristina Rengifo, integrante de la Asociación de Trabajadores Campesinos del Valle del Cauca (Astracava) y enlace territorial del proyecto en el municipio de Florida, considera que “formar a las mujeres rurales en conocimientos del territorio, permite y facilita una participación política mucho más efectiva”, además agrega que “la Escuela es importante porque las mujeres han empezado a fortalecer sus habilidades y a trabajar en su autoestima; han empezado a confiar más en ellas a la hora de expresarse, a sentir que su voz es válida y que el aporte que hacen es inmenso para la sociedad y para los procesos organizativos que vienen trabajando a nivel de incidencia”. Añade que ojalá a futuro puedan participar más mujeres por cada municipio.

En los encuentros del primer módulo, se inició un proceso de priorización de temáticas para la construcción de una agenda sobre la que resulta clave hacer incidencia con miras a la mejora del bienestar de las mujeres en el territorio.

El programa “Territorios en Diálogo: Inclusión y Bienestar Rural es una iniciativa liderada por Rimisp en alianza con la línea de investigación en Desarrollo Rural y Ordenamiento Territorial del Instituto de Estudios Interculturales de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, quienes a nivel metodológico han planteado la construcción y revisión del mapa de sueños. Este es una herramienta que se trabajará en todos los módulos, de manera que puedan precisarse las iniciativas a impulsar y lo que éstas implican (relaciones, recursos, conocimientos, metas, indicadores, etc.) y también es el insumo que las participantes presentan en espacios de diálogo abiertos a otros actores territoriales para ir encaminando las posibles acciones de incidencia sobre las que se espera avanzar.

Para Carlos Córdoba, director de la oficina Rimisp en Colombia y quién facilitó varios de los espacios del primer módulo en estos tres municipios, “esta metodología permite que las mujeres vayan construyendo de manera colectiva y gradual una agenda para que luego esta sea socializada y articulada con otros actores públicos y privados con los cuales se puede ir construyendo una coalición. Vale resaltar el dinamismo de estas organizaciones de mujeres y especialmente la participación de mujeres jóvenes. A pesar de que, en el Valle del Cauca hay solicitudes históricas en temas sociales, de desarrollo económico y de reivindicación de derechos, las mujeres rurales participantes de la Escuela han recogido sus principales propuestas en un mapa de sueños, que es una agenda para presentar a las autoridades públicas y actores privados con la perspectiva de avanzar hacia un desarrollo inclusivo para ellas”.

Para Cristina,el tema de acceso y la titularidad de las tierras para las mujeres rurales es fundamental”, así como el tema productivo; “es necesario que las mujeres campesinas, indígenas y afrodescendientes, reciban capacitación en el manejo de las unidades productivas y que esas unidades puedan contar con rubros para ser ejecutadas. Otros aspectos primordiales son fortalecer el valor de la economía del cuidado y recibir apoyo psicosocial, ya que históricamente el campo ha vivido muchos conflictos que dejan secuelas que a veces imposibilitan avanzar en los procesos”.

Funcionamiento de La Escuela

La Escuela abordará seis módulos a lo largo de este segundo semestre del 2021, donde el primero se encuentra dirigido a plantear de manera preliminar e introductoria los conceptos claves y enfoques que guían la escuela. El segundo aborda aspectos históricos y normativos que permiten fortalecer los procesos de ordenamiento territorial social y productivo de las comunidades rurales. A su vez el tercero se dirige a fortalecer los principios de la economía social y solidaria con una perspectiva de género y feminista; el cuarto lo hace en materia de agroecología; el quinto hace referencia a las prácticas de cuidado del medio ambiente y finalmente, el sexto módulo corresponde al cierre del proceso de formación en el que las mujeres presentarán de manera integral la agenda construida ante diversos actores territoriales con miras a concretar acciones que puedan hacer realidad sus propuestas y recibirán una caja de herramientas, producto acumulativo de este proceso y útil para la socialización  de conocimiento construidos en sus espacios organizativos y comunitarios.

Finalmente, el proceso de formación y fortalecimiento de capacidades de este grupo de mujeres se combina con encuentros de diálogo para la incidencia en dónde se abre el espacio para que otros actores públicos o privados como la institucionalidad, conozcan los temas sobre los que las mujeres vienen generando propuestas de transformación en sus territorios.

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares