La nueva presidenta del Consejo Internacional de Rimisp, Ángela Penagos Concha, llega al cargo teniendo como propósito contribuir a que la institución, como líder en la región en un modelo innovador de generación de conocimiento, continúe su relevante labor sin que pierda su esencia y referencia a nivel regional e incluso global.

La máster en Economía Ambiental y Recursos Naturales y actual directora de la Iniciativa Agroalimentaria de la Universidad de los Andes en Colombia, tiene años vinculada al trabajo de Rimisp incluso antes de ser parte de la oficina de ese país donde fue su directora hasta septiembre del 2020.

“Desde este nuevo rol, aportar a que Rimisp siga siendo este referente y acompañar los procesos de cambio que está emprendiendo, principalmente su nuevo modelo de gobernanza en un contexto complejo en América Latina” es lo que la llevó a integrar el Consejo Internacional señala Penagos, pero también busca “apoyar la consolidación de la agenda de investigación y su plan estratégico, además de contribuir a que se pueda seguir procurando por buenas políticas públicas a partir de la investigación aplicada” agregó la también economista.

En conversación con ella conocimos su visión sobre el trabajo que está desarrollando el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural en el escenario mundial de la pandemia, como ésta afecta al mundo rural y cuáles son los desafíos que se enfrentan.

  • De acuerdo al desarrollo de la pandemia a nivel mundial ¿Cómo ha afectado ésta el mundo rural latinoamericano?

Los efectos han sido distintos entre zonas urbanas y rurales, pues el confinamiento se experimentó de una manera más profunda en las zonas urbanas y con consecuencias muy fuertes en términos de ingresos y mercado laboral, pero la evidencia muestra que las zonas rurales también están afrontando situaciones difíciles.  Así que lo que se afirma en algunos escenarios de que las zonas rurales no serán afectadas, la evidencia nos muestra lo contario. Las zonas rurales tendrán efectos profundos, puede ser con que, con algunos rezagos frente a las zonas urbanas, dependiendo de las condiciones de cada país.

Pero como Rimisp lo ha demostrado a lo largo de sus investigaciones, los vínculos urbano – rurales son dinámicas territoriales clave en el desempeño de las economías rurales, así que un choque tan fuerte en la demanda de alimentos, sin duda alguna va a tener consecuencias profundas en la ruralidad, incrementando los niveles de pobreza, deteriorando el mercado laboral con impactos en las mujeres y los jóvenes. Estos impactos serán más difíciles de reversar, así que es importante entenderlos y proponer caminos de salida a partir de la investigación aplicada en la forma en como Rimisp y sus socios saben hacerlo.

  • ¿Cómo Rimisp puede impulsar estrategias de transformación para la equidad territorial en el continente?

En mi opinión es muy importante que Rimisp produzca información y análisis a partir de la agenda de investigación que ya viene trabajando en términos de territorio con inclusión, sistemas agroalimentarios y conflictos socio-territoriales. Son temas clave y problemáticas compartidas en ALC, sin embargo, tienen elementos distintos desde el contexto de cada uno de los países. Así que, tener una mejor comprensión de los factores determinantes de estos problemas y entender las diferencias según las tipologías de territorios será un gran aporte a su solución. Estos hallazgos deben contribuir a generar arreglos institucionales y nuevas políticas que apoyen a los gobiernos y a la sociedad civil en la superación de los factores críticos que alimentan la desigualdad territorial y la pobreza rural en nuestros países.

  • ¿Qué desafíos tiene Rimisp como institución con el actual escenario mundial, para generar desarrollo justo, sostenible e inclusivo en América Latina?

Como lo mencioné al principio, es muy importante que Rimisp siga siendo referente regional en un escenario donde los recursos y las fuentes de financiación cada vez van a estar más localizadas a nivel de países y escasos. El desafío será desde las agendas de país, contribuir a una visión regional. En ese sentido será necesario que los investigadoras e investigadores y directoras y directores de oficina logren desarrollar los canales para que a partir de la experiencia propia se aporte a una narrativa regional. Así mismo, seguir fortaleciendo su red y generar capacidades para para que los investigadores desde su rol institucional participen en procesos colaborativos e interdisciplinarios bajo la agenda de investigación de Rimisp

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares