Con motivo de la realización de la cumbre mundial de Sistemas Alimentarios organizado por Naciones Unidas, en Rimisp queremos destacar el trabajo y la labor que estamos realizando en torno al tema.

Además de ser uno de los ejes centrales de trabajo que guía nuestro propósito de lograr que América Latina sea un lugar donde todas las personas tengan las mismas oportunidades de progresar en forma justa, sostenible e inclusiva, independientemente de su lugar de origen; desarrollamos dos instancias de participación para facilitar el intercambio de opiniones camino a la cumbre.

Un primer encuentro, llamado “Dialoguemos” , tuvo como foco de atención la participación y el empoderamiento de las y los jóvenes, que en muchas ocasiones no encuentran espacio en las dinámicas locales rurales, para conocer su voz sobre el tema.

Sobre la iniciativa, el investigador principal de Rimisp Rodrigo Yáñez nos señala “El momento histórico que vivimos está muy asociado a la irrupción de una generación joven que empalma con una nueva gama de transformaciones tecnológicas. Esto está asociado a cambios en el mundo del trabajo, los modelos de género, las expectativas de futuro y las formas en qué imaginamos el vivir juntos. Sobre esto, la voz de la juventud metropolitana en la región ocupa mucho espacio en las redes sociales y las manifestaciones en las calles. Ahora bien, parte de este nuevo escenario de cambios también se experimenta en lo rural, por lo que es muy importante ir a escuchar y visibilizar cómo se piensa el presente y el futuro en estos espacios. Estas ideas están a la base del diálogo que organizamos camino a la cumbre para los sistemas agroalimentarios.”

Te invitamos a conocer la sistematización de dicha instancia de diálogo donde pudimos conocer porque las y los jóvenes se ven como una “bisagra” en el sentido que pueden unir y articular entre eslabones de las cadenas agroalimentarias, entre generaciones y entre territorios urbanos y rurales.

Posteriormente, junto a la Fundación Superación de la Pobreza en Chile, se convocó al diálogo “Asociatividad para la alimentación del futuro” en que se abordó el potencial del modelo cooperativo y de la asociatividad en ese país,  para contribuir a sistemas alimentarios sostenibles, inclusivos y resilientes, así como identificar estrategias para su impulso.

Te invitamos a conocer los resultados de esa interesante iniciativa a través del informe derivado de este encuentro. Al respecto el investigador Miguel Albacete nos señala “La cumbre es una “cumbre para todos, dondequiera que estemos, una cumbre de los pueblos”. Aunque la plataforma de los diálogos ha contribuido a elevar la voz de territorios y actores, ésta debe ahora pensar más que nunca en aquellas personas que no se han sentido incluidas o que por falta de medios, capacidades o agencia no han podido participar del proceso. Son ellas y ellos los que más necesitan que avancemos hacia sistemas alimentarios sostenibles, inclusivos y resilientes.”

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares