La posibilidad de acceder a información anticipada sobre cuándo y dónde se van a presentar estos fenómenos es un recurso clave para la resiliencia de la agricultura familiar. 

Rafael Lindemann, investigador de nuestra oficina en Bolivia, explica una iniciativa co-financiada por Nesta Foundation y el Proyecto Mercados Inclusivos  de la cooperación Suiza y Sueca en Bolivia, dirigida por Swisscontact, con la coordinación de Rimisp y ejecutada por la Fundación Prosuco y el Banco de Desarrollo Productivo (BDP) de este país.

Familias agricultoras dispersas por la región andina reconocen empíricamente los efectos del cambio climático: la progresión del deshielo de las montañas, inundaciones y sequías más devastadoras, temperaturas más extremas y la aparición más frecuente de plagas y enfermedades. Lamentablemente, la gran mayoría de productores de esta zona no cuenta con fuentes de información que guíen acciones de prevención y resiliencia.

En países como Bolivia, los servicios nacionales de meteorología son muy débiles en zonas rurales, proveyendo pronósticos meteorológicos genéricos, que no son útiles para las familias agricultoras. De forma similar, las iniciativas de alerta temprana para el control de plagas y enfermedades son esfuerzos dispersos e incipientes que no inciden significativamente.

En este contexto, tres comunidades rurales de los Andes bolivianos desarrollan un experimento, que ha puesto a prueba un sistema de alerta temprana para prevenir y mitigar la propagación de plagas y enfermedades que afectan cultivos de lechuga. Durante cuatro meses más de 70 familias agriculturas han recibido por Whatsapp dos vídeos semanales: (i) presentación de los pronósticos meteorológicos locales; (ii) alertas sobre la posible propagación de plagas y enfermedades, que incluyen recomendaciones para transitar hacia una producción de lechuga resiliente.

El experimento ha sido co-financiado por Nesta Foundation y el Proyecto Mercados Rurales de la cooperación Suiza y Sueca en Bolivia; la dirección de Swisscontact y la coordinación de Rimisp. La Fundación Prosuco y el Banco de Desarrollo Productivo (BDP) de este país se encargaron de la ejecución.

Bajo este marco interinstitucional, un equipo multidisciplinario ha desarrollado Pequeñas Estaciones Meteorológicas de bajo costo (PEMs) que fueron instaladas en las comunidades del experimento, mejorando un 27% los pronósticos de humedad relativa y un 24% de los pronósticos de temperatura.

“Con pronósticos del clima más precisos han mejorado también las alertas sobre la posible propagación de plagas y enfermedades que causan pérdidas de lechuga. Al validar la confiabilidad de los pronósticos y las alertas, los días lunes familias agricultoras empezaron a mandar mensajes en los grupos Whatsapp solicitando la emisión de los vídeos. Durante los cuatro meses en los cuales se difundieron los vídeos semanales, el 81% de todos los vídeos emitidos han sido vistos por los participantes del experimento a los tres días de ser recibidos”, indica Rafael Lindemann Magister en Turismo, Desarrollo y Medio Ambiente.

El acceso a este material tuvo también, impactos en la adopción de las recomendaciones emitidas por el experimento. Esta tendencia ha sido amplificada en la comunidad experimental de Cebollullo donde además de recibir los vídeos, familias agricultoras enviaban reportes en tiempo real sobre la aparición de plagas y enfermedades.  Al emitir estos reportes, los productores estaban más propensas en adoptar las recomendaciones recibidas.

Las familias participantes de la comunidad de Cebollullo reportaron que adoptaron las recomendaciones de prevención sugeridas por el experimento, el 93% de las veces; en comparación al 61%, de grupos familiares que no emitían reportes y solamente recibían los vídeos de alerta y pronóstico. Asimismo, la toma de decisiones respecto a cuándo regar fue más adoptada en Cebollullo.

En este sentido, el agricultor Víctor Pabón Osco, residente de esta comunidad expresa: “los pronósticos nos avisan si va llover, para que no reguemos. Son de mucha ayuda”.

El experimento brinda lecciones aprendidas respecto al potencial de utilizar sistemas y plataformas de crowdsourcing en la provisión de servicios de asesoramiento que promueven prácticas de producción climáticamente inteligentes. El crowdsourcing tiene el potencial de reducir los costos operativos de los servicios, mejorando su fiabilidad local y a la vez, motivando la adopción de prácticas de prevención y mitigación.

En el marco del Proyecto Mercados Inclusivos, Rimisp, Swisscontact y Prosuco están poniendo en marcha una estrategia de incidencia para que el Banco de Desarrollo Productivo, el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF) y otras instancias públicas utilicen plataformas y sistemas de crowdsourcing en sus servicios.

A corto plazo se está trabajando para que programas y servicios de asistencia técnica accedan a estaciones meteorológicas de bajo costo y se conecten a la plataforma abierta de Weather Underground de la IBM. Esta plataforma provee pronósticos climáticos locales que pueden ser accedidos por el público. Esta alternativa costo-eficiente de crowdsourcing tiene un enorme potencial de ser a la vez, escalable y pertinente en contextos locales.

A mediano plazo se proyecta el desarrollo de alertas tempranas para los cultivos agrícolas más importantes de la zona andina de Bolivia. Esto requerirá un esfuerzo multidisciplinario e interinstitucional que involucre a familias agricultoras. Un importante reto será el de instalar redes de investigación donde familias agricultoras provean información sobre la propagación de plagas y enfermedades para que los umbrales de riesgo de las alertas se diseñen en base a contextos locales.

Con la caída del costo de las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs) y su penetración en zonas rurales, oportunidades como el crowdsourcing pueden cobrar mayor relevancia. Sin embargo, es cauto analizar posibles riesgos como la profundización de las brechas digitales que excluyen a población rezagada como las mujeres, personas de la tercera edad y población de territorios remotos.

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares