Con encuentros presenciales realizados en los municipios de Pradera, Florida y Tuluá, en el Valle del Cauca en Colombia y con la participación de alrededor de 45 integrantes de distintas organizaciones de la sociedad civil, se avanzó en el trabajo que se está desarrollando en el marco del programa “Territorios en Diálogo: Inclusión y Bienestar Rural”.

A través de un ciclo de talleres presenciales para la validación y priorización de dimensiones para la construcción de indicadores cotidianos de bienestar, con los diversos actores territoriales en los municipios nombrados, se definieron las dimensiones relevantes para la definición del bienestar y la calidad de vida desde la visión de las personas en sus territorios, algunas de las cuales tienen que ver con: participación política y comunitaria, aspiraciones y oportunidades con enfoque diferencial, territorio y propiedad de la tierra, incidencia del COVID -19 en la alimentación propia y autonomía económica.

“El proceso de validación y priorización de indicadores cotidianos, arrancó hace varios meses con las lecturas territoriales y las entrevistas realizadas por la Línea de Investigación en Desarrollo Rural y Ordenamiento Territorial del Instituto de Estudios Interculturales de la Universidad Javeriana, en colaboración con el eje de mujer y familia de la Asociación de Trabajadores Campesinos del Valle del Cauca (ASTRACAVA). Asimismo, se tomaron elementos del instrumento de priorización “Capacidades para la Incidencia” con base en los Planes de Acción para la Transformación Territorial (PATR) y las subregiones PDET”, puntualizó Carlos Alberto Cardona, facilitador de los talleres y asesor experto en tema de indicadores cotidianos

A esto se sumaron la realización de algunas entrevistas semiestructuradas a hombres y mujeres jóvenes, habitantes de zonas rurales de estos municipios a finales del año pasado, en las que se exploró su comprensión sobre el bienestar y calidad de vida en su cotidianidad.

Para Carlos Cardona, “esta es una oportunidad muy importante para poner en la agenda pública aquellos temas que impactan de manera más cercana la calidad de vida y el bienestar de las comunidades en el territorio. La priorización de estos temas permitirá construir los indicadores cotidianos y elaborar un instrumento de medición que posteriormente será aplicado en los territorios. Identificamos con las comunidades varios temas que impactan directamente en su percepción de bienestar como, por ejemplo, poder tener y conservar sistemas productivos tradicionales o propios, la necesidad de distribuir mejor las tareas del hogar para no sobrecargar a las mujeres o mejorar la conectividad a internet, pues se ha ido convirtiendo en una barrera para el acceso al derecho a la educación”.

Por su parte, para María del Pilar Bernal Gómez, investigadora de Rimisp y coordinadora del programa Territorios en Diálogo en Colombia, “la realización de estos espacios participativos para la discusión e intercambio con los habitantes de estos territorios son la esencia de la construcción de los  indicadores cotidianos, ya que es a partir de sus aportes identificamos los asuntos que resultan relevantes para estas comunidades al momento de pensar qué es el bienestar desde las prácticas cotidianas y que nos indica que avanzamos o no en la consecución en los territorios”.

Territorios en Dialogo es liderada por Rimisp y la línea de investigación en Desarrollo Rural y Ordenamiento Territorial del Instituto de Estudios Interculturales de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, y que cuenta con el apoyo del Centro Internacional para la Investigación en Desarrollo del Canadá (IDRC), se adelanta en varios países de Latinoamérica como México, Perú, Chile y El Salvador y busca contribuir a la generación de dinámicas de desarrollo territorial inclusivo en zonas rurales que vinculen a actores públicos, privados y de la sociedad civil fortalecidos para la definición de una agenda territorial para la incidencia política.

De esta manera, se avanza, en el proceso participativo de construcción de indicadores cotidianos de bienestar, que buscan reflejar la experiencia de los habitantes de estos territorios y medir los avances o retrocesos en términos de desarrollo territorial y construcción de paz. Asimismo, Rimisp continua en su trabajo de proponer estrategias de transformación para la equidad territorial, basadas en una mejor comprensión de los desafíos que enfrentan los territorios rurales de América Latina.

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares