En la ciudad de Popayán (Colombia), a finales del mes de abril de 2021, se llevó a cabo el primer taller de indicadores cotidianos del proyecto Fortalecimiento de un observatorio para medir el cambio con perspectiva territorial ejecutado por Rimisp, Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural y el Instituto de Estudios Interculturales de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali.

Este proyecto busca fortalecer las capacidades de las organizaciones de base comunitaria, en términos de análisis y seguimiento de los procesos de planeación, ejecución y evaluación de políticas públicas territoriales, a través de la producción y manejo de información, la visibilización de las realidades de los territorios, y la incidencia en la toma de decisiones.

Este primer encuentro, contó con la participación de más de 25 organizaciones de la sociedad civil de los municipios de Argelia y El Tambo en el departamento del Cauca y El Rosario y Cumbitara del departamento de Nariño. El objetivo de este taller fue, principalmente, socializar las acciones del proyecto y adelantar la primera fase de construcción de los indicadores cotidianos, los cuales buscan reflejar la experiencia de los habitantes de estos territorios y dar cuenta de sus contextos, con el fin de evaluar si las políticas públicas están funcionando en torno a las realidades de los habitantes.

Para una de las participantes, mujer lideresa, integrante de la Mesa Municipal de Mujeres de Cumbitara, Nariño, un observatorio territorial permite visibilizar las acciones, visiones y realidades de los habitantes de un territorio como elemento para construir paz territorial. “Es muy importante que existan observatorios territoriales, porque sirven de canal para expresar las necesidades de las comunidades y buscar soluciones que sean propias para nuestros habitantes. Así se consolida la paz territorial,” agregó la dirigente, que prefirió no ser identificada pro temas de seguridad.

Asimismo, para Claudia Ospina, investigadora de Rimisp y coordinadora del proyecto “el mensaje de las organizaciones fue claro en términos de la oportunidad que abre un observatorio para poder autoanalizarse, pero no sólo para realizar diagnósticos sino para lograr incidir en las políticas públicas que afectan su capacidad de vivir bien. Esto pone el foco en el potencial de los indicadores cotidianos, construidos en el marco de una plataforma de organizaciones sociales, como herramienta de diálogo e incidencia que tiene que ir mucho más allá de un ejercicio analítico”.

Este encuentro permitió avanzar en el diálogo con las comunidades e identificar más en detalle los temas en los que se debe trabajar para lograr incidencia y consolidar la agenda territorial que promueva las capacidades de transformación en estos municipios.

 

Ingresa tu correo electrónico para recibir nuestros newsletter.

Noticias similares