Enviar a un amigo Imprimir

Cohesión Territorial para el Desarrollo

Entrevista al Presidente del Banco Central, Alberto Guevara

Nicaragua: Contra la pobreza y la desigualdad territorial

23 mayo, 2013

Tras décadas de rezago, Nicaragua logra avances contra la pobreza, fruto de la aplicación de una serie de políticas sociales y económicas, las cuales se ven expresadas en el Plan Nacional de Desarrollo Humano.

Imagen 063

Nicaragua es un país que está avanzando para reducir la pobreza, aumentar su productividad y ponerse a la par con el resto de las naciones de América Latina en su ritmo de desarrollo socioeconómico.

Es así como el Banco Central de Nicaragua (BCN) está empeñado en aportar a esos objetivos. Al respecto, el economista Alberto Guevara, ex ministro de Hacienda y Crédito Público y actual presidente del BCN, expresó que mantener “una sana economía” traerá beneficios al país, los cuales le permitirán en 2013 liderar el crecimiento en Centroamérica.

Guevara enfatiza la importancia del Banco Central de Nicaragua en su misión de velar por la estabilidad monetaria del país. “Tradicionalmente las políticas monetarias aplicadas por el Banco no analizaban a profundidad cómo estas políticas afectarían a los diversos sectores sociales. Ahora, el Banco está comprometido a que haya una coherencia entre la política monetaria y el resto de políticas del Modelo Cristiano, Socialista y Solidario del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional (GRUN), especialmente las sociales y cómo contribuimos a la reducción de la pobreza”.

Cobra relevancia en la nación centroamericana trabajar para superar las desigualdades territoriales existentes, las cuales, para algunos economistas, son una condición inevitable del crecimiento económico.

Sobre ello, Guevara expresa que estudios del programa Dinámicas Territoriales Rurales de Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural “han mostrado que eso (las desigualdades territoriales) han sido una tendencia en América Latina, pero hay que distinguir entre el hecho, los elementos factuales y lo que es la política pública”.

“Las dinámicas de mercado llevan a generar esas desigualdades, porque para la disminución de costos tienden a concentrarse donde hay más infraestructura. Es ahí donde entra el papel del Estado y de la política pública, en poner los incentivos para desarrollar las zonas con mayor retraso y facilitar la infraestructura necesaria para que eso suceda. Eso es lo que ha estado haciendo el Gobierno de Nicaragua y lo que tenemos contemplado en el Plan Nacional de Desarrollo Humano, que privilegia una serie de obras que benefician a todo el país, y donde están regiones en las que antes no hubo acceso a políticas públicas, por ejemplo, la Costa Caribe”, destacó.

¿Las políticas que son determinadas por el Banco Central tienen alguna influencia positiva o negativa en la desigualdad territorial?

“Nicaragua tiene una economía sana, porque estamos conscientes de que cualquier desequilibrio macroeconómico lo sufren más profundamente los pobres, quienes mayoritariamente viven en el campo. Hemos garantizado el control de la inflación, porque eso beneficia a la población más pobre, porque protege su poder adquisitivo y garantiza el normal desenvolvimiento de la economía real”.

El presidente del BCN subraya que, para el Gobierno “es una prioridad lograr una adecuada coherencia entre la estabilidad monetaria y el crecimiento de la economía que contribuya a ejecutar de forma eficiente y efectiva todos los programas socio-productivos impulsados”.

Es claro que cuando hay desigualdades territoriales importantes, los habitantes tienen menos oportunidades de desarrollo y menores niveles de bienestar y que las empresas que están en esos lugares tienen también mayores dificultades o restricciones. Pero, ¿son sólo ellos quienes ‘pierden’ o hay un costo para el conjunto del país asociado a la desigualdad territorial?

“Pierden ellos y perdemos todos si no hay un desarrollo territorial más o menos equilibrado. No se generan los mercados internos necesarios para dinamizar la economía, la demanda agregada no crece lo que debería crecer y, luego, hay efectos sociales como la migración hacia las ciudades o al extranjero que descapitalizan los territorios y al país”.

¿Qué es y qué temáticas aborda el enfoque de trabajo sobre la incidencia de las políticas macroeconómicas a nivel microeconómico que está aplicando el Banco Central de Nicaragua?

“El Banco ahora está desarrollando los instrumentos necesarios para conocer cómo son los mecanismos de trasmisión y los efectos de la política macroeconómica a nivel microeconómico.

Por ejemplo, estamos modernizando los sistemas de pago para agilizar las transacciones, hemos actualizado el año de referencia para tener una mejor aproximación a la dinámica económica. Además, hacemos investigación científica para evaluar el impacto de la política económica en la lucha contra la pobreza y otras metas del desarrollo económico y social.

También, estamos desarrollando estudios de campo para tener más información de lo que pasa en la calle y en los territorios, estamos contratando expertos en estudios territoriales y de pobreza, para que nos ayuden con esta labor”.

Al asumir el GRUN, se estableció un dialogo permanente con diferentes sectores del país, para que Nicaragua, indepen-dientemente de las condiciones sociales y económicas pudieran contar con oportunidades para superar la pobreza y la desigualdad. Así, se implementó el llamado Plan Nacional de Desarrollo Humano. Al respecto, Guevara explica que éste, “es un plan basado en valores éticos, que tiene precisamente como principal fin la reducción de la pobreza y la desigualdad, a través de 12 grandes bloques de políticas y programas”.

Entre ellos, destaca el vinculado con el crecimiento económico y la estabilidad macroeconómica, donde el Banco Central de Nicaragua juega un papel importante, “preocupados por el desarrollo de las zonas más atrasadas del país, en este caso la Costa Caribe, que tiene su bloque de políticas y programas específicos para esa región. El Plan contempla la concertación con los trabajadores, los productores y el gobierno”.

Guevara enfatiza en la necesidad de contar con una “Gestión Pública Participativa y la Democracia Directa, para darle poder a los territorios y para que el pueblo sea protagonista de su propia historia”. En esa línea, explica que “el Plan de Desarrollo Humano prioriza la política social, que es un elemento importante para el desarrollo del bien común y la equidad. Dentro de la estrategia productiva estamos priorizando la economía familiar comunitaria y cooperativa y hemos creado un ministerio para atender esto”.

Agrega que otro bloque de políticas desde esta perspectiva territorial es “el desarrollo de infraestructura, que permitirá el desarrollo de las zonas con mayor rezago del país. Y también estamos preocupados por el tema ambiental, que ocupa otro bloque de políticas”.

Algunos expertos indican que el desarrollo territorial necesita políticas e inversiones “duras”, por ejemplo, en infraestructura de caminos, pero también políticas e inversiones “blandas”, por ejemplo, en lograr más y mejores acuerdos y colaboración entre distintos sectores y actores, o mejorar la calidad de los gobiernos municipales y regionales. ¿Usted comparte esa visión? ¿Qué tipo de inversiones y políticas, duras o blandas, diría que a mediano y largo plazo tienen más impacto sobre el desarrollo territorial?

“Los consensos alcanzados en Nicaragua para el cumplimiento del Plan Nacional de Desarrollo Humano han apostado por políticas que van en la línea de ampliar un poco más el desarrollo de infraestructura, abarcando una amplia gama de políticas: Agua y Saneamiento, Infraestructura Productiva, Turismo, Vivienda, Energía, Transporte y Comunicaciones, lo que serían las políticas duras y aquí tenemos un gran reto y muchas oportunidades.

Por otro lado, tenemos la Economía Familiar, Comunitaria y Cooperativa, la búsqueda de la concertación con los trabajadores y productores, así como la Gestión Pública Participativa. Creemos que este conjunto de políticas continuaran reduciendo la pobreza y la desigualdad en el país, que pasa por los desequilibrios dentro de los territorios y entre los territorios”.

Diversas investigaciones sobre desarrollo territorial y desigualdad han propuesto que los países deberían buscar una mayor ‘cohesión territorial’, entendiendo este concepto como el logro de cierta equidad de oportunidades y capacidades, para que cada territorio pueda expresar su potencial, reduciendo de esta forma las desigualdades territoriales en crecimiento o en inclusión social. Al respecto, el presidente del BCN manifiesta que, “desde las competencias específicas del Banco Central, hemos estado trabajando en asegurar que las condiciones macroeconómicas, particularmente las monetarias, sigan favoreciendo un desarrollo equitativo”.

En esa línea, Guevara añade que “el gabinete económico está desarrollando los lineamientos de políticas que garantizan un avance territorial menos desigual y en todo esto es relevante las políticas de alianzas entre el gobierno nacional y los gobiernos locales, para que las instituciones del Estado se acerquen cada vez más a los territorios y desarrollen acciones que les permita estar más cerca de los beneficiarios y beneficiarias”.